Antecedentes‎ > ‎

Educación sin mañana

Desde el año 1989 comencé a hacer clases de informática. Hacía otras cosas pero también hacía clases. El año 2011 he dejado de hacer clases en el área de la informática y tampoco hacía otras cosas como para dejarlas de hacer. He comenzado esta transición. No sé que habrá al otro lado si es que hay otro lado.

Mis estudiantes han quedado atrás, estudiando para ser profesionales en un mundo que va a cambiar radicalmente en los años en que ellos ejercerán su profesión. Puede que tengan suerte pero es muy probable que su futuro sea muy distinto al proyectado.

Esto que escribo busca complementar lo que he anotado en esta entrada de mi blog.

Nuestras profesiones, sobre todo las de largo aliento como las ingenierías, tienen sentido en una sociedad industrial como la nuestra. Es decir, en la medida que haya inversiones, crecimiento, desarrollo, etc. las profesiones universitarias van a ser requeridas y, por lo mismo, la especialización tendrá sentido.

Pero es muy probable que nuestra economía, la global, no pueda seguir creciendo, y las inversiones se ralenticen o no se orienten a la industria, menos a industrias secundarias como la informática. Actualmente, a partir de la crisis europea que se profundiza las inversiones se han orientado a metales preciosos, tierra y plazo fijo.

Hay una correlación muy estrecha entre el crecimiento del PIB mundial y la oferta de petroleo.

Y la actual oferta de petroleo (y de energía en general) no está creciendo a la medida que la demanda lo requiere. Y eso hace que el modelo, ya clásico, propuesto por Jean Laherrére se comience a cumplir. Este modelo corresponde, en grueso, a un diente de sierra en la gráfica del precio del petroleo, que reflejan aumentos sostenidos hasta que un área económica, o geográfica, colapsa y la demanda decrece violentamente lo que arrastra, por consiguiente, al precio, así ya ocurrió el 2008. Actualmente desde el 2008 el precio del petroleo ha aumentado y es muy probable que haya un colapso de un área económica que ya no puede resistir tales precios. Europa actualmente está sumando méritos para colapsar, sobre todo a la espera de que alguna economía muy aproblemada como la griega salga del Euro. 

Veremos como se comporta la economía global en esta nueva escalada de precios. Con ello, este ciclo modelado por Laherrére se podría repetir, confirmándolo. Si es así, entonces es muy probable que estemos ad portas de una recesión mundial que no acabará nunca.

Una recesión de esas características necesariamente reconfigurará el escenario que conocemos. No hay antecedentes de cuanto del dinero que circula en el mundo tiene un respaldo material de valor (lease metales, tierra, energía o empresas reales). Es probable que aquello sea cercano al 10%.

Qué pasa con el 90% restante de valor en una economía que no crece? Es probable que aquello se pierda. Por ejemplo, nuestras pensiones.

Así, una economía que no crece no puede o no podría asegurar un trabajo según las expectativas de los egresados.

Y aquello ya lo comienzan a vislumbrar en España con el neologismo mileurista que denota a jóvenes, principalmente, con buena preparación académica pero que no logran conseguir un trabajo que permita recuperar dicha inversión.

Es por ello que en la entrada del blog aconsejaba a los jóvenes a postergar su ingreso a la universidad y a desarrollar habilidades como las que yo uso para generar estas tecnologías que, a mi entender,  tendrán mucho sentido en el 2050 y que son, también, muy válidas en el año 2012. Con un pequeño capital y no mucho trabajo es posible construir un futuro alternativo que yo diría puede ser mucho más vivible que el que a mal traer nos puede ofrecer la cultura autodestructiva.

Suerte
Gustavo

Martes 13 de Marzo del 2012
Martes 28 de Agosto del 2012
Comments